lunes, 23 de noviembre de 2009




















Volvemos a tener tiempo
para cortarnos las uñas.
Pero no es acumulable,
ni el corte de uñas
ni el sueño. 
Habrá que repetirlo
hasta la muerte.


poema: maría vidagany
ilustración: po poy

3 comentarios:

Javier R. Rosell dijo...

Respecto a lo turbio, es algo que aquí echo de menos ¿Podría ese vino devolverme la cualidad perdida? Si es así ¿Como debo pedirlo?

Peco de tremendista.

danielsan dijo...

yo no me las corto ni en sueños


********

SUEÑA

UEÑA

UÑA

Ñ

Z

ZZZ

ZZZZZ

VERONICA LEONETTI dijo...

Menos mal que todo vuelve a crecer...