sábado, 17 de diciembre de 2016

Cacaxtle


martes, 29 de noviembre de 2016

Emergents. Estratègia d’Innovació Social en el Territori. 2016
























Ilustración para el editorial de la publicación Emergents. Estratègia d’Innovació Social en el Territori, de la Universitat de València, 2016.

martes, 23 de agosto de 2016

Se está gestando BORBOR: Nuevo disco de audiocollage:

Ruido que está siendo aglutinado con mimo al tiempo que se trabaja el esparto.

Aquí, un brevísimo adelanto (casi bailable).





viernes, 8 de julio de 2016

No eres

A mi reclamo
rechinas sin cara
de aire sólo
como en otra noche
apenas ésta,
tubular y recia.
Ya te cansó el casi,
el cada día nunca tuyo,
el ciclo trepidante ajeno
de lo vivo,
el quicio insinuado
tan tajante
no cruzado
de pura carne.
No estás.
No eres.
No tienes frío.


miércoles, 8 de junio de 2016

5 Sym Tchaipoy y Fin

5a sinfonía de Tchaikovsky (Cleveland Orchestra, Artur Rodzinski, 1940) levemente descoyuntada para el evento ¡Beba la vanguardia! la última película de Javier Rebollo, con Dani Sanchis y Rita Gomes, en Filmadrid 2016.
I.   Andante; Allegro con anima
II.  Andante cantabile
III. Valse
IV.  Finale
V.   Finale II








sábado, 14 de mayo de 2016


sábado, 30 de abril de 2016


domingo, 17 de enero de 2016

rtve · La aventura del saber · Boek Visual · Po Poy

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventuraboek/3444227/














Si acaso Po Poy nos tiende un laberinto, es un laberinto a transitar jugando. En él, todos los linderos son ambiguos, inestables y corredizos.

Los organismos allí parecieran coleccionados, pero no almacenados en depósito. Inertes o no, vibran con cadencia irregular, articulados a trozos, en unión a veces ilógica, emocionante, rara. Se mueven. Conforman junto a nosotros el laberinto y el juego al que jugamos. Tratan de entablar conversación sin apoyarse del todo en ningún convenio previo, establecido, aprendido. Nos brindan un camino y un agujero.

El riesgo es pequeño si consideramos que la experiencia del juego en sí misma es la recompensa primera. Porque allí, cabe perderse, sorprenderse, seguir la pista falsa, abatir una esquina o sumarse a ella, inquietarse, improvisar una puerta, esperar o descifrar el criptograma reinventando el patrón con el que fue construido, si alguna vez lo hubo.

En cualquier caso, toda tentativa de viaje, intuitiva, mágica, libre, será bienvenida y parte imprescindible de todo esto.