jueves, 22 de abril de 2010

el bosque plegado

así, ahora,
mientras bebo,
con los huesos en punta
y las consonantes vencidas,
agarrotada la noche
en la misma hora
en que te arrimas a un cuerpo,
se repliega el bosque en un solo árbol
en el arcén aquel
del que me quise inmune,
extraviada la frontera
que un día
conformó
una minúscula uña.

Granada, 2008

No hay comentarios: