martes, 18 de mayo de 2010

allá, con ellos

marlon omar me advirtió "no duermas tan abrigada que tendrás pesadillas". y las pesadillas se desparramaron por la casa y nos alcanzaron a todos. pero eso fue anoche y anoche queda ya un tantito lejos. antes de eso, me dictó lo que sigue:

allí que iban
a mirar el ondear de las sábanas tendidas
tan bello y distinto al de cualquier bandera,
a pensarse por lo bajo a los ausentes
y a despuntar pitillos con la tarde.
pareciera que otra vez fueran chiquillos
cuando una sombra de bigote te hace hombre
y no el quehacer diario de afeitarlo
antes de acudir a la oficina.
y después marchar al patio
y poner los vasos en la mesa
y brindar con un tequila
por la llegada de la nueva noche
sin tener prisa ninguna en acostarse.

1 comentario:

lucía coco pino dijo...

cuando una sombra de bigote te hace hombre
¿una sombra de bigote te hace hombre?