domingo, 16 de agosto de 2015























Como el pez que ha sabido del peligro

escondido en la inocencia de una miga

así al acero oculto sobrevivo

del incierto pan nuestro cada día.


No hay comentarios: