miércoles, 2 de diciembre de 2009












ir
con las ropas empapadas
sintiendo el peso que se resta
levemente en el goteo
y el escalofrío
que levanta el vello de los brazos
como briznas en un río
ir
con la lentitud del calendario
de un animal longevo
respirando
respirando
ir
reconociendo olores viejos:
                       -gusanos de seda en una caja
                       -ungüentos de farmacia
                       -tomos polvorientos
                       -guiso que se quema
                        o pienso seco
ir
como si fuésemos
mudando a otro
siendo al mismo tiempo la carcasa
y el ente que la raja en el proceso.

2 comentarios:

lucía coco pino dijo...

no sé en cuál de todos comentar

creo que en éste por la escrituricia,
decir cualquier cosa al respecto es quedarse corto,
queremos más
(aplaudiments)

danielsan dijo...

desenfundadas y afiladas y nuevo bote de pegamento. he de recordar hacerme la manicura antes de partir y ponerme calcetines gordos.